• Piensas que no te puede pasar. ¿Estás al tanto de las estafas financieras y de las señales de alerta? Nunca serás una de millones víctimas de estafas de inversión. No es posible.
  • Pero un día suena el teléfono. Sin darte cuenta, ya estás conversando con un corredor de inversiones a quien no conoces. Su tono es de urgencia al describirte una oportunidad fabulosa con palabras como estas:

    Esta empresa está a punto de ir a bolsa.
    Compre ahora, antes que sea tarde.
    Invierta y vea cómo crece su dinero.
    No pierda esta oportunidad.

  • Te asegura que se trata de una buena oportunidad:

    Es un negocio sin riesgo. Actúe ahora.
    Garantizamos un alto rendimiento. No se lo pierda.
    ¡Compre ahora!

  • Y a pesar de todo lo que sabes sobre el fraude de inversiones, lo escuchas.

    ¿Suenan muy buenas sus promesas para ser ciertas? Si es así, seguro lo son.

  • De hecho, las palabras que usa el corredor son señales de alerta al fraude que te pueden costarte tus ahorros, tu casa y el estilo de vida de por el cual tanto trabajaste. No caigas en la trampa.

    No dejes que te presionen. Cuelga el teléfono y toma tiempo para pensar antes de actuar.
    Desconfía. Haz preguntas. MUCHAS preguntas. Verifica todo: la inversión, la persona que ofrece el negocio, todo.
    Sé realista. Recuerda que no hay rendimientos garantizados ni inversiones libres de riesgos. Si suena muy bueno para ser cierto, posiblemente lo es.

  • Todos estamos en riesgo de que nos estafen, pero tú no tienes que ser la próxima víctima de fraude financiero.
  • Ponte alerta y recuerda: Trabajaste duro por lo que tienes. No dejes que nadie te lo quite.